Una montaña rusa sin fin

Una montaña rusa sin fin



Mi experiencia con el ADHD (parte 1)



Definitivamente mi vida es una montaña rusa desde que el ADHD llegó o más bien se diagnosticó aquí en casa hace más de 3 años. ¿Cuál fue mi primera reacción? MIEDO, estaba aterrada, tenía mil preguntas y eso que en el momento solo fue UN diagnóstico, porque al sol de hoy creo que hasta el perro tiene ADHD y no miento. Miedo es una palabra que se quedó corta pero fue un respiro a la misma vez. 

Cuando Nayeli entró a la escuela por primera vez le decían la abejita, porque ella picaba y repartía miel a la misma vez ufff esa niña tenía la energía de un avión pero había algo que no era normal en ella… No media el peligro, no podía estar en la misma tarea por más de 15 minutos (todavía tiene problemas en esa área), sentarse? Ella no sabe lo que es eso por más de 5 min y yo sabía que eso no era algo normal  y no me equivoque porque el referido para evaluación no tardó en llegar.  

Si quieres conocer un poco más sobre qué es el ADHD escucha este episodio. 

Tome todo los pasos para la evaluación y lleve mi preocupación a su pediatra que fue la primera desilusión que recibí, el diagnóstico con los 5 min y varias preguntas y ya. El ADHD no es algo para tomarlo a la ligera y no es solo que un médico te diga que tiene ADHD porque no es solo eso. Para recibir un tratamiento adecuado necesitas saber el tipo de ADHD y si hay alguna condición concurrente, además del típico “sentido de mamá” que no falla, así que el Neurólogo fue mi próximo paso. Cuando llegó el momento de las evaluaciones, que no fueron pocas, el diagnóstico fue ADHD tipo combinado (inatento, impulsivo/hiperactivo) y condiciones concurrentes no identificadas pero que podrían ser Trastorno de conducta oposicional desafiante, problemas de sueño y ansiedad, casi nada! y con este diagnóstico mencionaron la palabra obligatoria MEDICACIÓN!. 

En el caso de Nayeli la tratamos sin ningún tipo de información solo la recomendación de la neurologa y la “confianza” de que era lo único que se 

podía hacer porque en ese momento no tenía mucha información sobre la condición, de hecho no hay mucha informacion en español sobre el tema. Tres diferentes medicaciones y todas con efectos secundarios. Así que me puse en modo estudiante y aprendí que para todo hay más opciones, así es como llego a lo más maravilloso que pude encontrar… “LOS ACEITES ESENCIALES” y desde ese momento mi vida cambió y la de mi familia también. Llevo desde el 2018 tratando el ADHD de mi hija y unas cuantas cosas más en mi familia. 

Puedes encontrar el protocolo que uso con mi hija aqui.


Back to blog

Leave a comment

Please note, comments need to be approved before they are published.